fundacion niños donación

Claudia Liliana Aparicio Yanez

Directora Ejecutiva

Claudia se define como: “Un Milenial que nació antes de tiempo”. Los milenials son, por definición, una de las primeras generaciones 100% digitales. Al unir varias de sus fortalezas: Capacidad crítica, pasión por la educación y la justicia social, liderazgo y el profundo conocimiento acerca de la tecnología, demuestra que esta herramienta es, ante todo, un aliado para el cambio social.

Esta activista cofundadora de varios proyectos de innovación social, busca dejar huella en el mundo y no pierde oportunidad para hacer un llamado con urgencia respecto a los cambios estructurales que requiere la educación en América Latina y la necesidad de dejar de copiar modelos para construir propuestas pedagógicas que reflejen nuestra identidad cultural. ¿Qué mejor forma de hacerlo que “hackeando” la forma de usar las herramientas digitales y de innovación para hacer transformar los proyectos sociales en productos innovadores? Esto se ve en su actividad como CEO de Dividendo por Colombia - United Way desde donde lidera una red de inversión social de alto impacto que reúne a más de 170 empresas colombianas para favorecer la permanencia escolar y con esto garantizar el derecho a la educación a lo largo de la vida sin retrasos ni discriminación. Claudia también es mentora en innovación social en problemáticas asociadas a la educación y la construcción de Paz.

Ella es, en toda la extensión de la palabra, un agente de cambio. Abogada de formación con estudios en Europa y estados unidos, ha dedicado su carrera a crear en la niñez una visión del mundo que les permita saber que más allá del horizonte existe un universo del que son parte y espera por sus ideas. Tiene una gran habilidad para conectar ideas y crear soluciones transformadoras en el campo social y tecnológico. Es una de las pocas colombianas formadas en Singularity University, una Universidad de Estados Unidos que se distingue por aplicar metodologías únicas para inspirar y empoderar líderes mundiales para usar tecnologías exponenciales en la solución de los problemas más críticos de la humanidad. Luego de trabajar 10 años en educación en Colombia, y con poca formación académica en tecnología y ciencia, Claudia asumió el reto de tomar un año sabático en Silicon Valley para experimentar en carne propia varios modelos de educación disruptiva. Esta experiencia cambió por completo su perspectiva acerca de la educación y fue allí donde descubrió que la tecnología es un gran instrumento para la implementación de propuestas educativas disruptivas en el entorno latinoamericano.