fundacion niños donación

Carolina Díaz 

Profesional en Diseño y Comunicaciones

Orgullosamente rola, lo que en Colombia se designa como Bogotana. Ama su ciudad por sus expresiones artísticas y por las personas. Confiesa que no quiere siempre estar en el mismo lugar, así que la verán inquieta en la oficina y visitando nuevos lugares. Le encanta viajar, y descubrir como se expresan las personas por medio de las artes. Esta manera de comunicar, es de las más enriquecedoras, y para ella, la realización de videos y textos, así como el fabuloso arte del teatro son su felicidad, motivo por el cual ingenia nuevas maneras de mantenerse en ese universo. Siempre menciona, como creencia propia y es que, el arte "es la conciencia consiente de la sociedad" por eso cree férreamente en el poder de la comunicación por medio de las expresiones no verbales. Lo que la motivó a estudiar Cine y Televisión. 

Es cierto que parece a primera vista una persona seria, pero es en realidad es muy risueña, ríe con la vida y se divierte de lo que le sucede, expresiones como "solo me pasa a mi" es un hecho en su diario vivir. Su gusto por experimentar para aprender, la lleva a encontrar siempre nuevas maneras para darle solución a los problemas.

Entendiendo el movimiento orgánico de las relaciones interpersonales, la comunicación, el mercadeo y que con la educación se cambia el mundo, decide profundizar en el tema, estudiando así su especialización en la gerencia de mercadeo para maximizar su impacto colectivo.

Por otro lado, ama con locura el chocolate, el investigar datos curiosos, el leer un buen libro, el ver una película fantástica y el soñar en grande, como lo son las rayas de un tigre. No son de sus afectos el arequipe, las injusticias, las mentiras, ni las trampas. Hoy en día se ha encontrado con que es una millennial, que le fascinan las nuevas tecnologías, que es el nuevo entorno que mueve masas y mueve realidades. Medio que le serve para mostrar su potencial. 

Finalmente cree que lo mejor de hacer parte de Dividendo por Colombia es la experiencia de aprender, de ser mejor y de retarse con nuevos proyectos e ideas. De tal forma que ayuda a romper la indiferencia con el otro, da honestamente lo que es y recibe cosas que como ella dice: "son inimaginables e incontables".